Estoy fuera de sintonía con mis suegros

Mis suegros gitanos me han estado utilizando durante veintitrés años. Ella no me respeta. Siempre le presté servicio por amabilidad y porque me conmovió el sufrimiento de estas mujeres y niños maltratados. Mi esposo ha decidido aislarse de esta cultura. Su familia nunca lo ha aceptado porque, en casa, es muy malo casarse con una mujer francesa. Él nunca quiso ver cuán hipócritas eran. Para mantenerlo cerca de ellos, me aceptaron y me trataron como uno de ellos, pero sentí que detrás de todas estas sonrisas algo estaba mal. Acepté confiar en ellos por amor a mi esposo. Básicamente, siempre he estado convencido de que si él había roto con su familia, era porque sospechaba que había un problema. Pero no tuvo el coraje de ir al final de su paso.

Se dio cuenta de su error cuando su familia secuestró y secuestró a nuestra hija de 18 años para que aceptara casarse con un primo hermano, elegido por mi suegra. No lo dudamos. Fue en este momento que nos dimos cuenta de la magnitud del odio que nos estaban dando. La familia de mi esposo nos amenazó. Prometieron matar a mi padre. Golpearon a mi sobrino y lo dejaron por muerto. En estas circunstancias, es imposible presentar una queja. Ha pasado un año desde que mi hija estaba en casa, y solo la vi cuatro veces. Ella tiene problemas para entender cómo su propia familia puede lastimarla.

Realmente quiero que mi esposo se mantenga en contacto. Pagamos su falta de coraje a un alto precio.

Loading...

Deja Tu Comentario